El Blog de Larios Abogados

Todo lo que necesitas saber sobre el contrato de formación y el aprendizajeEl derecho al alcance de todos

Posted by Larios Abogados Mon, April 18, 2016 14:15:15

TODO LO QUE NECESITAS SABER SOBRE EL CONTRATO DE FORMACIÓN Y EL APRENDIZAJE

Se podrá realizar con trabajadores mayores de 16 años y menores de 25 años (menores de 30 años hasta que la tasa de paro baje del 15 %). Es requisito además que carezcan de cualificación profesional reconocida por el sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo requerido para concertar un contrato en prácticas. Este límite máximo de edad no será de aplicación cuando el contrato se concierte con personas con discapacidad ni con colectivos en situación de exclusión social.

La duración mínima del contrato será de 1 año y un máximo de 3, no obstante mediante convenio colectivo podrán establecerse una duración distinta sin que su duración mínima pueda ser de 6 meses ni la máxima los 3 años anteriormente citados.

El contrato deberá formalizarse por escrito en los modelos oficiales establecidos por el SEPE debiendo el empresario comunicar tanto la formalización como la finalización de los mismos en el plazo de 10 días.

Determinadas situaciones como la Incapacidad temporal (baja), riesgo durante el embarazo o la lactancia, adopción, maternidad o acogimiento y paternidad interrumpirán el cómputo de la duración del contrato.

Queda prohibido celebrar este tipo de contrato cuando el puesto de trabajo correspondiente al contrato hubiese sido ocupado con anterioridad por el trabajador en la misma empresa por un tiempo superior a 1 año.

El trabajador debe recibir la formación propia del contrato en un centro formativo reconocido por el sistema nacional de empleo (SEPE) con tutores designados al efecto. Además, la actividad laboral realizada debe estar relacionada con la actividad formativa que recibe.

El tiempo efectivo de trabajo no podrá ser superior al 75% durante el primer año de contrato, ni superior al 85% durante el 2º y 3º año, de la jornada máxima prevista en el convenio colectivo o en su defecto, la jornada máxima legalmente establecida (1.826 horas), siendo la retribución proporcional al tiempo de trabajo efectivo sin que en ningún caso pueda ser inferior al SMI (655'20 euros en 2016) en proporción, estando igualmente cubierto por el FOGASA cuando sea necesario su actuación.

Queda prohibido totalmente realizar horas extraordinarias a excepción de los casos del art. 35.3 del Estatuto de los Trabajadores, esto es, para prevenir o reparar siniestros o daños extraordinarios ocurridos. Tampoco podrán realizar ni trabajos a turnos ni nocturnos.

En cuanto a las coberturas de la Seguridad Social, ésta comprenderá todas las contingencias y prestaciones del sistema, incluido el desempleo.

Las empresas tendrán derecho, durante toda la vigencia del contrato, incluida la prórroga, a una serie de incentivos, entre ellos, una bonificación al 100% de la formación teórica junto a una reducción de las cuotas empresariales a la Seguridad Social del 100% por contingencias comunes, accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, desempleo, FOGASA y formación profesional si el contrato se realiza por empresas cuya plantilla sea inferior a 250 personas, o del 75%, en el supuesto de que la empresa tenga una plantilla igual o superior a esa cifra.

En caso de no poder beneficiarse de la anterior reducción, la cuota a la Seguridad Social es fija y reducida de 97,49 €, independientemente del salario pagado al trabajador.

En caso de que estos contratos se transformen en indefinidos a su finalización, tendrán derecho a una reducción en la cuota empresarial a la seguridad social de 1.500 euros/año durante 3 años, en el caso de mujeres, será de 1.800 euros/año.

La finalización del contrato de aprendizaje por la duración del tiempo estipulado en el contrato no da derecho a ningún tipo de indemnización al trabajador, no obstante si que tendrá derecho a finiquito.

Para dar por extinguido el contrato, se requiere denuncia de alguna de las partes y notificación con antelación mínima de 15 días a su terminación.



¿Por qué las condiciones de mi convenio de empresa son peores que las que aparecen en el convenio de ámbito estatal?El derecho al alcance de todos

Posted by Larios Abogados Tue, April 12, 2016 18:37:49

¿Por qué las condiciones de mi convenio de empresa son peores que las que aparecen en el convenio de ámbito estatal?

Intentaré explicarlo del modo más sucinto y claro posible.

El artículo 84 del Estatuto de los Trabajadores reza lo siguiente:

“1. Un convenio colectivo, durante su vigencia, no podrá ser afectado por lo dispuesto en convenios de ámbito distinto salvo pacto en contrario, negociado conforme a lo dispuesto en el artículo 83.2, y salvo lo previsto en el apartado siguiente.

2. La regulación de las condiciones establecidas en un convenio de empresa, que podrá negociarse en cualquier momento de la vigencia de convenios colectivos de ámbito superior, tendrá prioridad aplicativa respecto del convenio sectorial estatal, autonómico o de ámbito inferior en las siguientes materias:”

La modificación de este artículo del estatuto de trabajadores, fue llevada a cabo por el RDL 3/2012, de 10 febrero -EDL 2012/6702-, y la posterior Ley 3/2012, de 6 julio, que permiten que determinados derechos establecidos en un convenio a nivel estatal no se apliquen a su contrato de trabajo, entre ellos los siguientes:

a) La cuantía del salario base y de los complementos salariales (no extrasalariales como puede ser el plus de transporte), incluidos los vinculados a la situación y resultados de la empresa. Es decir, el salario base que aparece reflejado en su nómina puede ser inferior al de una persona que realiza el mismo trabajo en otra empresa de manera totalmente legal.

b) El abono o la compensación de las horas extraordinarias y la retribución específica del trabajo a turnos. Esto es, el convenio de empresa puede determinar que las horas extraordinarias que usted realice, no se las abonen en dinero sino que le den descanso.

c) El horario y la distribución del tiempo de trabajo (con el límite de no poder afectar a la duración máxima anual, ni la duración de las vacaciones), el régimen de trabajo a turnos y la planificación anual de las vacaciones.

d) La adaptación al ámbito de la empresa del sistema de clasificación profesional de los trabajadores.

e) La adaptación de los aspectos de las modalidades de contratación que se atribuyen por la ley a los convenios de empresa.

f) Las medidas para favorecer la conciliación entre la vida laboral, familiar y personal (permisos de lactancia, reducción de jornada etc.).

g) Aquellas otras que así lo dispongan los convenios colectivos de ámbito superior (de ámbito estatal o autonómico, pero no provincial)

En todo caso, los convenios colectivos de ámbito superior al de la empresa seguirán siendo aplicables respecto de las materias no regulables y no reguladas por el convenio colectivo de empresa.

Un aspecto curioso que hay que tener presente es que si no existe representación legal de los trabajadores (delegados de personal por ejemplo) no será posible negociar el convenio de empresa, pues la ley aparentemente sólo atribuye representatividad para negociar a las empresas y a los representantes de los trabajadores.


Julián Plata Garrote.
Larios Abogados.

951 71 50 41
www.lariosabogados.es
abogadoslarios@gmail.com





LA LIBRE DESIGNACIÓN DE ABOGADO EN ACCIDENTES DE TRÁFICOEl derecho al alcance de todos

Posted by Larios Abogados Tue, November 17, 2015 11:36:06

Los accidentes de tráfico son algo común. Tan común como que nuestra compañía aseguradora no suele informarnos debidamente de los derechos que nos asisten cuando los sufrimos, en su beneficio y para nuestro perjuicio. Ello da pie a que, en muchas ocasiones, quien sufre un accidente de tráfico no sepa que tiene derecho no sólo a elegir libremente a su abogado de confianza, sino también (siempre que se acuda como demandante) a que sus honorarios los abone dicha compañía, de forma que no se nos advierte que podemos ser defendidos por el abogado que deseemos y a coste cero. Así lo permite el Artículo 76 de la Ley 50/1980 de Contrato de Seguros, y así lo recoge la gran mayoría de las pólizas, al incluir un apartado especifico de "defensa jurídica" con cobertura de "reclamación de daños".

Sin poner en tela de juicio en ningún caso y bajo ningún concepto la profesionalidad del abogado que nos pudiera designar la compañía aseguradora, siempre es más aconsejable que elijamos a un abogado independiente y de confianza, máxime si no tenemos que afrontar sus costes porque éstos los afronta nuestra compañía de seguros. El abogado independiente y de nuestra confianza pondrá, por lo general, más tiempo, dedicación y estímulo en el caso, puesto que vive de la calidad del servicio prestado y de la satisfacción del cliente, mientras que el abogado de la compañía aseguradora trabaja "a sueldo" para la propia compañía de seguros. Se puede decir que si elegimos al abogado que nos designe nuestra compañía, su cliente será la propia compañía para la que trabaja, pero si elegimos al abogado independiente y de nuestra confianza sus clientes lo seremos nosotros, lo cual garantiza la máxima independencia y, por tanto, la lucha por la máxima indemnización, y no por una indemnización más ajustada. Piénsese, por ejemplo, en el frecuente caso en el que los dos vehículos implicados en el mismo accidente están asegurados en la misma compañía y el conflicto de intereses que se produce, del cual el asegurador es, indirectamente, perjudicado.

Se debe tener en cuenta que en el momento en que se produce el accidente comienzan a correr los breves plazos de tiempo previstos para dar parte al seguro o para designar al abogado de nuestra confianza, de modo que es recomendable poner el asunto en manos de un abogado tan pronto se produzca el siniestro, para actuar siempre en plazo, con garantías y no perder los derechos que nos asisten ante un siniestro al volante.


Pueden dejar comentarios, opiniones o consultas.



José María Palomo García
LARIOS ABOGADOS.

951 71 50 41
www.lariosabogados.es
abogadoslarios@gmail.com



Derecho de visitas para abuelos a favor de nietosEl derecho al alcance de todos

Posted by Larios Abogados Mon, November 02, 2015 23:30:28

EL DERECHO DE VISITAS DE LOS ABUELOS A FAVOR DE SUS NIETOS

Cuando un matrimonio con hijo o hijos en común se extingue (bien por divorcio, bien por fallecimiento de uno de los cónyuges, por ejemplo), puede ocurrir que los hijos en común de ese matrimonio pierdan el contacto con los abuelos (generalmente, con los padres del progenitor que no tiene la custodia o que fallece).

Para regular las visitas y comunicaciones entre nietos y abuelos existe la posibilidad de establecer -judicialmente- un régimen de visitas entre éstos por vía civil. Y es que si bien es cierto que no es una práctica muy asentada en nuestro día a día, sí encuentra bastante amparo jurídico, tanto por el reconocimiento de los Tribunales como por la Ley 42/2003 reguladora de las relaciones familiares entre nietos y abuelos.

Las opciones de que un Juzgado reconozca estas comunicaciones y visitas no son, ni mucho menos, remotas. Más al contrario, existen opciones reales de conseguirse ante un Juzgado. Y ello por dos razones: (1) la primera porque el Tribunal Supremo ha considerado que la compañía de los abuelos para con sus nietos son "enriquecedoras" y ha considerado que los abuelos (excluyendo los padres) gozan de prevalencia sobre el resto de parientes, como tíos, primos, etc.; y (2) porque el Tribunal Supremo ha considerado que nada ni nadie puede el romper el contacto entre abuelos y nietos, siendo la única excepción que medie "justa causa" que habrá de ser de fundada gravedad e importancia. Las enemistades insalvables entre abuelos-padres del menor, por poner un ejemplo cotidiano, no constituiría "causa justa", prueba de que hablamos de causas notorias que no es fácil que se den en la práctica.

En mi opinión es una posibilidad bastante acertada pues, en este caso (como en cualquier procedimiento judicial con menores de por medio), debe primar el interés de éstos. Y si tenemos en cuenta el interés superior del menor, rara será la ocasión en que el contacto de unos abuelos con sus nietos serán nocivos para este último. Y si a los efectos favorables de establecer tal relación sumamos las opciones reales de su consecución, se unen dos factores que hacen de ésta una acción judicial bastante interesante siempre y cuando, claro está, se den los requisitos para ello.

Pueden dejar comentarios, opiniones o consultas.


José María Palomo García
LARIOS ABOGADOS.

951 71 50 41
www.lariosabogados.es
abogadoslarios@gmail.com